El Decálogo de la Inteligencia Emocional

El Decálogo de la Inteligencia Emocional

  1. Evitar decir algo de lo que me pueda arrepentir. Se trata de responder con integridad y respeto, esto implica responder y no actuar impulsivamente. Cuantas veces decimos algo de lo que más tarde nos arrepentimos. La recomendación es responder en lugar de reaccionar. Al actuar con integridad, evitamos que esto suceda y no perdemos la calma.
  2. Conocerte a ti mismo. El autoconocimiento te permite tener una percepción más certera y mejorar tus relaciones interpersonales, conociendo tus fortalezas, áreas de oportunidad, valores, disparadores que tengo y familiarizarme con ellos.
  3. Estar abierto a crítica y retroalimentación, si alguien me da retroalimentación y me dice lo que ve en mí, me da la oportunidad de cambiarlo y mejorar.
  4. Identifica sentimientos pasajeros. Hay sentimientos pasajeros, que de primera instancia me pueden hacer actuar inconscientemente. Si dejo que fluyan y no lucho contra ellos, podré ver el asunto desde una perspectiva más equilibrada.
  5. Consciencia. Implica poner atención al observar pensamientos, sentimientos, darme cuenta de lo que vivo, sin quedarme atorada en emociones pasajeras y eso me lleve actuar en el impulso.
  6. Respiración consciente. Son muchos los beneficios de una respiración pausada, atenta y bien hecha, claro si no respiro muero, pero más bien se trata de respirar adecuadamente, beneficiando mi salud y consciencia.
  7. Pregunta tus historias. Muchas veces nos creemos la historia que llevamos contando por mucho tiempo  y resulta que al revisarla o escucharla en voz del otro, nos damos cuenta que no era tan cierta. Esto porque cada ser humano vive sus historias desde su propia experiencia y la guarda con algunas características distintas y con emociones distintas. Al escuchar al otro mi historia puede modificarse y también los sentimientos que he guardado con respecto a ella.
  8. Celebra tus emociones positivas. Sentir alegría, compasión, amor engrandece el alma. Se trata de hacer un alto en el camino para agradecer al otro, para comunicarle lo que sientes hacia él, expresar las emociones hacia los demás genera endorfinas y por tanto salud física y emocional.
  9. Empatía, implica  ver al otro desde su perspectiva, tratar de abrir mi corazón a como el otro vive y siente. Esto genera conexiones duraderas y eficaces y en este proceso también aprendo de mí y me conozco.
  10. Escucha eficaz. Aprender a escuchar es básico y fundamental al querernos relacionar adecuadamente. A veces en medio del conflicto no reaccionamos respetuosamente ni tomamos en cuenta los sentimientos del otro, esto libera toxinas que dañan el cuerpo y el alma. Aprender a escuchar sin reaccionar, te da posibilidades que quizá no conocías y te ayuda a conocerte mejor.
  11.  Educa tu Inteligencia Emocional
Free WordPress Themes, Free Android Games